De la Obediencia a la Colaboración: ¡curso por pre-pago!

Explora header (2)Al tener hijos inicias un nuevo viaje, cuyo camino, por más lleno de amor que esté, está también lleno de desafíos y dificultades. Tus hijos desarrollarán muy rápidamente su propia voluntad, y esa voluntad no coincide siempre con la tuya. Habrá choque tras choque, y la verdad es que desde la infancia hasta la adolescencia, los motivos para conflictos son de igual tamaño como los de alegría.

Los conflictos y los pleitos no forman una excepción de la vida cotidiana, sino forman parte entera de ella. Nosotros los papás y mamás, hacemos lo mejor que podamos para lidiar con ellos. Con muchos niños funcionan los métodos tradicionales, aunque según todas las investigaciones científicas se han demostrado inadecuados y obsoletas. Pero a veces nos atoramos en patrones y comportamientos que hacen que el día en día se llena con demasiados pleitos. Es entonces que podemos examinar cómo acompañamos a nuestros hijos y cuestionar qué métodos usamos. Tal vez no funcionan. Tal vez hasta empeoran las situaciones.

Muchas personas expresan que sólo se trata de aprender a controlar a los hijos, pero en este curso se trata de todo lo contrario: de aprender a controlarnos a nosotros mismos. Los niños aprenderán auto-control conforme vayan creciendo, pero cuando son chiquitos puede ser muy difícil. Por eso necesitan nuestra ayuda. Y de esto se trata este curso: cómo crear estructuras, métodos y situaciones que funcionen, para que los niños puedan hacer lo que necesitan al mismo tiempo que se sientan seguros, parte del contexto y con poder de decidir – todo desarrollando auto control y colaboración. Y así se volverán adultos que sepan controlarse a sí mismos.

A final de cuentas, ningún padre o madre quiere tener hijos obedientes. La obediencia no es una cualidad muy fructífera en la vida del adulto. Al contrario. Lo que queremos es que nuestros hijos aprendan a tomar decisiones sabias, a hacerse responsables de sus vidas y a colaborar con los demás. Para que desarrollen eso, necesitamos practicar todo esto con nuestros hijos.

Este curso no hablará de recompensas y castigos (sólo desde una perspectiva científica de por qué no funcionan). Tampoco de una falta de motivación o de que los niños nos están retando. Todo eso son malentendidos que vienen de ideas erróneas acerca de las capacidades de los niños. El enfoque está en apoyar a las mamás y los papás a que puedan hacer que el día en día fluya tan suave como posible, para que sus hijos tengan posibilidad de crecer y desarrollarse.

Los métodos de este curso vienen de Suecia, e inicialmente se utlizaban para niños con diagnósticos. Sin embargo se han demostrado muy eficientes con niños sin diagnóstico, y el material que vamos a trabajar sirve para niños y adolescentes.

Este curso se basa en unos valores básicos pero fundamentales:

  • Nuestros hijos son personas y deben ser tratados como tales.
  • Nuestros hijos se tratan con respeto. Así les enseñamos cómo tratar a los demás con respeto.
  • Nuestros hijos no deben aprender a obedecer. Queremos que aprendan a tomar decisiones adecuadas en sus propias vidas. Como papás no queremos que sean adultos obedientes, sino autónomos. Por esa misma razón necesitamos enseñarles a volverse autónomos, y eso no se hace obligándoles a obedecer.
  • Queremos que nuestros hijos aprendan a tomar el control de sí mismos – y de controlarse. Eso no se hace controlándolos, sino ayudándoles y mostrándoles cómo a través de nosotros mismos ejercer autocontrol.
  • Y lo más importante: somos nosotros, los papás que necesitamos resolver los problemas que surgen en el camino. No a través de pensar que nuestros hijos deberán portarse diferente de lo que hacen, sino a través de cambiar nuestro propio comportamiento. Porque sólo así podremos realmente influenciar nuestra vida cotidiana y el desarrollo de nuestros hijos de manera positiva.

Contenido

  • Siempre averigua de quién es el problema
  • Los niños que se pueden comportar, se comportan
  • Los niños hacen lo más lógico y entendible en cada situación
  • La persona que se hace responsable puede cambiar y afectar las cosas
  • Los niños no aprenden nada de los fracasos
  • Uno necesita tener autocontrol para poder colaborar
  • Todos hacen lo que pueden para mantener el autocontrol
  • Las emociones son contagiosas
  • Los conflictos consisten de soluciones, y los fracasos exigen un plan
  • Exigimos cosas que los niños mismos no se exigen – pero de una manera que funcione
  • No es justo tratar a todos igual
  • Uno se vuelve líder cuando otro le sigue a uno 
  • ¿Cómo hacerlo diferente? 

Precio
$1,500 pesos (MXN)
o $80 dólares (USD)

Si te interesa acceder al curso, pagas la cuota en paypal usando la siguiente referencia de pagos: rebecka.koritz@gmail.com. Luego te doy acceso al material (videos y pdfs).

¡No hay reembolsos!

Annonser